Merits of Pittsburgh

Con abogado de Almería: Despacho de abogados en Almería con el mejor equipo de letrados a su servicio como especialistas en diferentes ramas legales del derecho en Almería.

Con diseñador web de Bilbao: Empresa de diseño web a medida y marketing digital en Bilbao con soluciones corporativas para empresas de todos los tamaños.

Con abogado de Alicante: Despacho de abogados en el centro de Alicante con más de 15 años de experiencia defendiendo los intereses de los clientes en diferentes áreas legales como laboral, penal o divorcios.

Con abogado de Bilbao: Despacho de abogados de referencia en Bilbao, contamos con especialistas en laboral, mercantil, civil, penal y administrativo.

Con abogado Urbanismo de Alicante: Despacho de abogados especializados en urbanismo en Alicante capital con el mejor equipo de juristas a su servicio.
Con abogado de Málaga: Despacho de abogados multidisciplinar en Málaga que ofrecen una buena satisfacción y defensa de los intereses de los clientes.
Con abogado de Mallorca: Despacho de abogados en Palma de Mallorca especialistas en derecho penal, civil, familia, divorcios, herencias, urbanísmo y negligencias médicas.
Con abogado de Sevilla: Bufete de Abogados de Sevilla como abogado especializado en derecho matrimonial, penal y laboral.
Con abogado de Valencia: Bufete de abogados en Valencia especializados en extranjería, dación en pago, derecho penal y derecho civil.
Con Administrador de Fincas de Valencia: Administradores de fincas Valencia con más de 20 años de experiencia en la gestión y administración de fincas.

¿Cuánto le ha costado a Madrid presentarse a las Olimpiadas?

La ciudad más endeudad de España (más de siete mil millones de euros) vendió la piel del oso antes de cazarlo. Y en tres ocasiones, nada más y nada menos. Primero, Alberto Ruiz-Gallardón en dos ocasiones y, ahora, Ana Botella, como alcaldes de la capital, optaron al sueño olímpico y se despertaron bruscamente.

La candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos, presentada en las convocatorias de 2012, 2016 y 2020, se ha saldado con sendos fracasos, mucho más sonoro el último cuando había un convencimiento casi absoluto de que “a la tercera va la vencida” y ni siquiera se consiguió ser finalistas. El esperado enfrentamiento contra Tokio se resolvió con una dura eliminación en la primera ronda.

Sin embargo, la derrota no solo conlleva un duro golpe moral. En realidad, Madrid se ha adelantado con mucho a la realidad y esta ha dejado una ciudad sumamente endeudada. Desde luego, no toda la deuda es culpa de las candidaturas olímpicas, pero la suma de los gastos derivados de las tres presentaciones supera los seis mil millones de euros.

Euros invertidos no solo en la elaboración de las candidaturas que, fundamentalmente, suponen gastos de publicidad y de gestión, preparación de las presentaciones, funciones de lobby y agasajos a los miembros del COI que han visitado la ciudad en tres ocasiones para recorrer los mismos lugares. Estos son, sin embargo, los menos cuantiosos, pues son compartidos entre la administración pública y los patrocinadores (eso sí, gracias a ello las empresas participantes consiguen jugosas desgravaciones fiscales y algún que otro negocio) y que, como ejemplo, para Madrid 2020 se elevaron a unos 30 millones de euros (un 38% de procedencia pública). En líneas generales, la tres candidaturas han supuesto un gasto de unos cien millones de euros.

Para llegar a los seis mil millones citados y que entran en la contabilidad de las candidaturas a los Juegos Olímpicos hay que tener en cuenta que la administración asumió la construcción de gran parte de las instalaciones y la adecuación de la ciudad al sueño olímpico. Madrid no apostó por un proyecto “sobre el papel”, sino que pretendió vender la idea de que “estaba casi todo hecho” pues contaba con el 70% de las infraestructuras levantadas.

Aunque parece que lo único que ha faltado por ver ha sido el estadio olímpico, cuyas obras, tímidamente, se iniciaron en el estadio de La Peineta, al hilo del acuerdo para el traslado del Atlético de Madrid, lo cierto es que no todo estaba hecho. El hito más llamativo fue la Caja Mágica, una instalación sin apenas uso que costó casi 300 millones de euros, aunque también se asumió la construcción del parque olímpico y el centro de deportes acuáticos.

El informe manejado por Gallardón para su primera intentona rezaba, en 2004, que “la mayor parte de la inversión en infraestructura está prevista con independencia de que la Ciudad de Madrid salga vencedora”. Y se calculaba un gasto de 6.400 millones de euros a realizar entre 2003 y 2008. Todo ello, para no conseguir los Juegos Olímpicos y para presentar, en 2020, una candidatura en la que se reconocía la necesidad de levantar nuevas instalaciones o remodelar las ya ejecutadas, pues procedían de un proyecto pensado para 2012. Entre ellas, el citado estadio olímpico, los pabellones olímpico, de voleibol, hockey y tiro, la remodelación del Centro Acuático y del hipódromo de la Zarzuela y la adecuación del puerto de Valencia para los deportes de vela. Todo ello, por la módica cantidad prevista de 549 millones de euros. Sin duda, es hora de “relaxing cup of café con leche”